Archivos de la categoría ficción

The Greatest Hit

Emilio Lafuente, ahora casi nos hace gracia recordarlo, fue también otro de aquellos jóvenes cantautores que aprovecharon la extraña ola de revivalismo de principios de los 90 para darse a conocer. Ya desde su adolescencia, mientras sus amigos y compañeros formaban y reformaban grupos de rock en bulliciosa promiscuidad tras la estela de los Ramones, Bruce Springsteen o Duncan Dhu, escupiendo ácidas consignas antisistema en plan Sex Pistols o cantando en gangoso inglés mirando hacia Seattle-La Meca, él se bajaba al metro con su guitarra y allí, tarde a tarde, con increíble constancia, plantaba los cimientos de su personal universo poético. Su insobornable intransigencia artística no le puso fácil el camino al triunfo. Letras como “Si es que da asco ir en metro/ Tanta gente, tanta gente/ que nunca cojo asiento” no le ayudaban de entrada a ganarse las simpatías de sus involuntarios oyentes.

Continue reading

​Éxodo

Una mañana de febrero sale el dato del IPC y resulta peor de lo esperado. La situación del déficit comercial, por su parte, lleva ya meses preocupando en los ambientes financieros. Y esa misma mañana, que casualmente es la de un viernes, el presidente del gobierno reúne al Consejo de Ministros y les expone una serie de reflexiones. Y todos los ministros, salvo uno, convienen con él en que los americanos y los alemanes se nos están comiendo con patatas y en que el bache económico internacional nos está afectando especialmente y cada vez nos aleja más de los puestos de liderazgo. Y entonces el presidente, gravemente, sentencia:

“Damas y caballeros, en estas condiciones considero que es absurdo continuar.”

Y al día siguiente las secciones de economía de los periódicos de medio mundo anuncian en grandes caracteres la noticia de que, tras más de cinco siglos de Historia, el estado español se disuelve debido a su incapacidad para adaptarse al ritmo que marcan los tiempos.

Continue reading

El amortal

El hombre más viejo del mundo no es japonés, ni esquimal, ni siquiera tibetano. Se llama Evaristo Juárez y es mexicano, o al menos así lo acaba de certificar la última edición del libro Guiness de los Records. Don Evaristo, que nació en Ciudad Piojos, cerca de Tijuana, el diecisiete de septiembre de 1823, ha alcanzado ya por tanto la bíblica edad de ciento setenta y cuatro años. Hombre de hábitos sencillos, nunca en su vida ha salido de su pueblo y eso es algo que dice no lamentar. “Viajar cuesta plata”, farfulla con su dulce acento este entrañable viejecito casi inmóvil, un puro saco de pellejo y huesos de ave sin un solo diente al que le rebosa un sombrero charro varias tallas más grande que él. Posa orgulloso para nuestro fotógrafo rodeado de sus hijos, nietos, bisnietos, tataranietos y demás mientras su actual esposa, una exuberante mulata de dieciocho años, le cambia los pañales.

Continue reading

Intolerancia

 

critico

Es de noche y sin embargo llueve, como dijo el clásico, y la luna llena el hueco del cristal roto en la ventana por el que ráfagas de viento se apropian de la enorme mansión en tinieblas que yace inerte sobre la aislada colina. Más la muerte es solo aparente; un televisor esparce cancerígenas radiaciones blanquinegras sobre el rostro esquelético de un anciano que, armado de papel y tinta, se sienta a cinco milímetros de la pantalla con las pupilas dilatadas. -¡Ya empieza, ya empieza!- se le oye murmurar extático cuando acaban los anuncios y da comienzo su programa favorito, aquel al que más odia; como cada noche escribe frenético en un sistema taquigráfico de su invención; el anciano mueve los labios y lo que musita es siempre lo mismo: “¡Debo revelar al mundo la verdad sobre este  este espacio hediondo! ¡Si cada semana no les relatase con pelos y señales todo lo que en él aparece, tal vez por simple curiosidad alguien terminaría viéndolo!”.

Continue reading

¿Hay que prohibir la genealogía?

Genealogía

-¡Vaya, Pancracio, te veo distinto, no sé, como más alto, más rubio, con más pelo, superior!

-Es que estaba harto de que todo el mundo me mirara por encima del hombro y de trabajar desatascando fregaderos. Así que llamé al 900-131313 para que me enviaran la historia de mi familia y gracias a que me he enterado de que desciendo de una nodriza de don Pelayo me acaban de nombrar embajador en Mónaco.  Y tú deberías hacer lo mismo.

-¿Yo? Pero hombre, si mi familia, tú ya sabes, todos esquiladores de cabras desde siempre…

-¿Pero es que ignoras, desgracia humana, que tienes hasta 16 tatarabuelos y que el número de tus ancentros aumenta exponencialmente con cada generación? ¡Es muy posible que sin saberlo desciendas de Jaime de Mamposte*, de Hernán Cortés o de Abderramán I! ¡Además hay miles de títulos nobiliarios desocupados sin reclamar! ¡Llama inmediatamente al 900-131313 y recibirás por tan solo veinte duros la historia completa de tu linaje y el escudo de tu familia a tamaño natural para que lo cuelgues en el recibidor!

-Bueno hombre, pero no me empujes ¡que parece que te lleves comisión!

*¡Cómo! ¿Que no sabe quién es Jaime de Mamposte? ¡Pues necesita urgentemente la enciclopedia ilustrada de 900-131313! Llame ahora y recibirá un queso semicurado de regalo.

Continue reading

La bestia anda suelta

bestiavshitchcock

Si usted, estimado lector, se halla, como es probable a tenor de los últimos estudios demográficos, entre los 65 y los 90 años, debe saber que se encuentra en peligro de muerte. Es posible que un buen día, mientras espera el autobús, o cuando salga de echar la partida en el club de jubilados, se le acerque un simpático niño de corta edad con un globito en la mano y le pida, con una dulce vocecilla ceceante, que, por favor, se lo infle. ¡Si eso sucede, avise inmediatamente a la policía! Ese niño es un peligroso maniaco homicida y el globo tiene un agujero de forma que, por más que se sople y se sople, nunca se hincha. La desgraciada víctima, no queriendo defraudar al pequeñín, muere finalmente por asfixia o fallo cardiaco y la diabólica criatura, tras despojarle de su dentadura postiza a guisa de trofeo, huye enseguida entre horribles carcajadas para repetir poco después su fechoría en otro escenario. Nos informan que el individuo ha sido ya identificado, su descripción obra en poder de todas las comisarías del país y se confía en su pronta detención y puesta a disposición de la jurisdicción de menores. Mas, trascendiendo la pura anécdota, deberíamos preguntarnos por las causas de este comportamiento antisocial. ¿Qué ha podido mover a un tierno infante, que aún ni tan siquiera ha cumplido los diez años, a emprender una insensata carrera de crímenes en vez de ir al colegio, jugar con sus amiguitos y tomar clases de clarinete como los otros niños de su edad? Un equipo de investigación ha indagado a fondo entrevistando a todos los implicados.

Continue reading

Carta de García

Acabo de recibir carta de García. El pobre hombre murió el mes pasado, atropellado mientras cogía setas junto al circuito secreto donde Repsol prueba sus nuevos lubricantes, y desde entonces es que no ha vuelto a levantar cabeza. Nada más sentir el golpe, me cuenta, desaparecieron todas las luces y puntos de referencia, le abandonó la consciencia de su propio peso y le inundó una indescriptible sensación de bienestar, reemplazada al cabo de unos instantes por un molestísimo picor por todo el cuerpo. Inmediatamente trató de rascarse y cuando no pudo localizar sus manos ni su cuerpo comprendió que estaba muerto. “Maldita sea”, pensó. “Ahora ya nunca sabré quien es el nuevo número uno en los Cuarenta Principales”, y García encontró reconfortante comprobar que aún era capaz de bromear en semejante situación.

Continue reading

La paradoja del astronauta

Un accidente de tráfico en el que mueren su padre y su madre y los hermanos gemelos, dos bebés absolutamente idénticos de apenas unos meses de edad, son entregados en adopción a familias distintas en cada extremo del país dondecada uno crece sin saber de la existencia del otro. Uno de ellos triunfa en el deporte amateur, se doctora en ciencias, se convierte en un piloto de las Fuerzas Aéreas con miles de horas de vuelo a sus espaldas y finalmente se incorpora al programa espacial de la NASA justo a tiempo para protagonizar la primera misión de la agencia más allá del límite del sistema solar: Un equipo de astrónomos anuncia el hallazgo a quince años-luz de nosotros de un planeta del tamaño de Júpiter orbitando a ciento cincuenta millones de kilómetros de su estrella, distancia igual a que separa a  la Tierra del Sol y que a la vista de nuestro caso se considera idónea para la formación de vida: las minúsculas oscilaciones observadas en la órbita del gigante gaseoso revelan la presencia en torno al planeta de un cortejo de masivos satélites, en cada uno de los cuáles podría haberse perfectamente producido una explosión biológica independiente. Si en un principio los jerifaltes de la NASA se pronuncian tan solo por enviar una simple sonda exploratoria automática, la presión de la opinión pública les hace optar por la misión tripulada, aun a sabiendas de que en el mejor de los casos el viajero no estará de vuelta hasta que todos ellos hayan muerto al menos una docena de veces. No escasean los voluntarios, sin embargo, y entre todos ellos es elegido nuestro hombre

Continue reading