¿Hay que prohibir la genealogía?

Genealogía

-¡Vaya, Pancracio, te veo distinto, no sé, como más alto, más rubio, con más pelo, superior!

-Es que estaba harto de que todo el mundo me mirara por encima del hombro y de trabajar desatascando fregaderos. Así que llamé al 900-131313 para que me enviaran la historia de mi familia y gracias a que me he enterado de que desciendo de una nodriza de don Pelayo me acaban de nombrar embajador en Mónaco.  Y tú deberías hacer lo mismo.

-¿Yo? Pero hombre, si mi familia, tú ya sabes, todos esquiladores de cabras desde siempre…

-¿Pero es que ignoras, desgracia humana, que tienes hasta 16 tatarabuelos y que el número de tus ancentros aumenta exponencialmente con cada generación? ¡Es muy posible que sin saberlo desciendas de Jaime de Mamposte*, de Hernán Cortés o de Abderramán I! ¡Además hay miles de títulos nobiliarios desocupados sin reclamar! ¡Llama inmediatamente al 900-131313 y recibirás por tan solo veinte duros la historia completa de tu linaje y el escudo de tu familia a tamaño natural para que lo cuelgues en el recibidor!

-Bueno hombre, pero no me empujes ¡que parece que te lleves comisión!

*¡Cómo! ¿Que no sabe quién es Jaime de Mamposte? ¡Pues necesita urgentemente la enciclopedia ilustrada de 900-131313! Llame ahora y recibirá un queso semicurado de regalo.

De Fradura & Múldible, investigaciones genealógicas y heráldicas SL, a Don Ramiro del Ollo, 24 de Febrero de 1997

 Estimado señor del Ollo

En respuesta a su solicitud de investigación de los orígenes de su linaje, tenemos malas noticias que comunicarle. Adjuntamos documentos que prueban que desde hace al menos quince generaciones toda su familia ha vivido en una cueva cerca de Cantalejo de la Maroma alimentándose de lagartijas y haciendo ocasionales incursiones en el pueblo para robar plumas de gallina con las que embadurnarse el cuerpo hasta su dispersión en octubre de 1941, fecha en la que el propietario del terreno los evacuó a todos a garrotazos y los excelentísimos padres de usted emigraron a Barcelona. Nos apresuramos a señalar, sin embargo, que, pese a múltiples indicios a la vista de nuestros agentes y a los testimonios de los lugareños, el análisis de los huesos de la cueva ha demostrado sin lugar a dudas que sus antepasados, si bien caníbales, eran homo sapiens corrientes. Comprenderá que en estas circunstancias nos va a resultar imposible cumplir con nuestro compromiso de enviarle su escudo familiar. Como no podía ser menos, le devolvemos el cheque con nuestros honorarios y le aconsejamos encarecidamente que cambie de nombre antes de que la ignominia pública caiga sobre usted. Rogándole acepte como presente este catálogo con más de doscientos apellidos de genealogía impecable junto a sus más sentidas disculpas, se despide

Juan Hortensio Múldible hijo

  Respuesta, 7 de abril de 1997

Dado que del Ollo no es mi apellido sino el del miserable de mi jefe, sus disculpas son innecesarias y vuelvo a enviarles su cheque y cinco duros más de propina que he recogido entre los compañeros. Han de saber que su excelente informe superó todas nuestras expectativas. Desde que lo colgamos en el tablón de anuncios de la oficina, del Ollo no solo ya no viene por aquí sino que, según nuestras noticias, el circo de pulgas con el que había huido del país acaba de expulsarle al conocer sus antecedentes.

​Adolfo Millongas y 30 firmas más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *